El Café – Comida Vegana

por Michael Gabor, abril 8, 2017

Nuestra visita a El Café partió de una recomendación hecha por un periodista de Miami que escribe para una publicación Cubano-Americana. Coincidentemente está ubicado a unas pocas cuadras del apartamento (Airbnb) donde nos hospedamos en la calle San Juan de Dios, en La Habana Vieja. A diferencia de otros lugares similares este no tenía ninguna señalización; pero cuando finalmente lo encontramos, supimos que tenía algo de peculiar. Está muy agradablemente diseñado con un área de cocina a la vista en la parte del frente, unas 8 mesas en el área donde se sirven los alimentos, un patio al aire libre que da a la parte de atrás y tiene algunas sillas utilizadas en caso de que el visitante necesite esperar por una mesa, en ocasiones es necesario vigilar las mesas que están a punto de terminar.

Los menús están escritos con tizas en pizarras colocadas en la pared. Hay un menú para desayunos y otro para almuerzos, pero al parecer se oferta de todo mientras están abiertos y tienen los ingredientes necesarios. Como veganos nos gustó mucho ver que había variedad de ofertas para elegir. En este lugar se prepara un sándwich vegano con berenjena asada y hummus que es simplemente perfecto. El pan, integral de masa fermentada, es uno de los mejores que hemos probado y compite con los de NY’s Balthazar, Eli’s y Tribeca Oven. El plato hummus incluye rodajas de tomate, zanahoria y pepinos. El gazpacho también estuvo delicioso. El Café tiene una buena variedad de jugos naturales de fruta y jugos de vegetales que parecen ser muy populares junto con el constante ruido de la máquina utilizada para prepararlos.

Aunque nos deleitamos con la comida vegana que encontramos en El Café, nuestros invitados probaron otros alimentos que estaban frescos y tenían una muy buena presentación, entre ellos: sándwich de puerco (pulled) con pan elaborado en el lugar, lechugas y mermelada de naranja. A pesar de que la comida no es cubana como tal, esta resalta los ingredientes frescos de la isla y es una manera de evitar andar por los restaurantes turísticos de La Habana Vieja.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.