El uso de la Retórica contrastiva más allá de las habilidades escritas.

por Angel Julio Alvarez Barceló, noviembre 3, 2016

La retórica contrastiva surge en los Estados Unidos en la década del 60 con la intención de analizar los textos escritos por estudiantes extranjeros no angloparlantes que estudiaban en las universidades estadounidenses. Desde su origen tiene un carácter teórico práctico y se vuelve una herramienta muy útil en la enseñanza de las lenguas extranjeras, sobretodo el inglés. Cuáles eran los errores más frecuentes y por qué se cometían fueron dos aspectos muy importantes a valorar en estos estudios.

Al principio los estudios se enfocaron en la producción de párrafos, ya que el párrafo es una unidad relativamente breve y más fácil de analizar que textos extenso; sin embargo, posteriormente se extendió el estudio al texto como unidad más abarcadora. Hay que destacar que el uso de las computación fue de muchísima importancia para analizar grandes cantidades de textos, sobre todo en lo referente al análisis de patrones repetidos en cada texto, como puede ser la preferencia de un tiempo verbal determinado o de cierto tipo de palabras, la prevalencia de nominalización o de verbalización, entre otros.

La retórica contrastiva se ha utilizado para responder a las preguntas formuladas anteriormente por ejemplo mediante la comparación de un texto escrito primeramente por un estudiante extranjero en su lengua materna y luego en inglés como lengua extranjera con un texto similar escrito por un angloparlante.

Como resultado de estas comparaciones se ha demostrado que la producción de textos en la lengua extranjera está determinada por las estructuras gramaticales y discursivas propias de las lenguas maternas del productor del texto. Así podremos ver que estudiantes provenientes de Japón preferirán utilizar estructuras que estudiantes españoles o alemanes no utilizarían tan frecuentemente. En estos estudios se demostró además la importancia de factores vinculados con la realidad de cada uno de estos grupos de estudiantes.

¿Por qué es entonces importante la retórica contrastiva más allá del análisis textual por ejemplo para impartir lenguas extranjeras?

Cuando se imparte una lengua extranjera se debe tener en cuenta la individualidad de cada estudiante y no establecer patrones rígidos, ya que el aprendizaje y desempeño de los estudiantes estará determinado por sus conocimientos previos y por la forma en que emplea su lengua materna. Motivos por los cuales debemos entender por qué un estudiante puede tener más dificultad para aprender la entonación o por qué se dificulta tanto el aprendizaje de artículos o ciertos elementos gramaticales que no son habituales o que no existen en su lengua materna.

¿Qué opinan Uds. sobre este tema, será una cuestión meramente científica o han tenido experiencias de este tipo en su labor profesional?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.