Espacios verdes en La Habana.

par paul, mars 12, 2017

Désolé, cet article est seulement disponible en Espagnol Européen et Anglais Américain. Pour le confort de l’utilisateur, le contenu est affiché ci-dessous dans la langue par défaut du site. Vous pouvez cliquer l’un des liens pour changer la langue du site en une autre langue disponible.

La Habana tiene parques abundantes y plazas, pero como en otras grandes ciudades, muchos de estos espacios públicos tienen pocos árboles. Mi esposo y yo estamos muy interesados en las plantas así que nos propusimos visitar algunos espacios verdes alrededor de la ciudad.

Acomodado en un fresco y sombreado cañón, a lo largo de un río tranquilo, se encuentra en una especie de oasis urbano el « Parque Almendares », un parque familiar preparado con botes para remar, un puesto de venta de helados, un campo de golf en miniatura, y una caseta que ofrece espectáculos infantiles o puede ser usada para bodas. Los senderos pavimentados serpenteaban tranquilamente debajo de inmensos árboles de ficus, y ardillas marrones retozaban ruidosamente en el pequeño bosque exuberante y tropical. Disfrutamos de un almuerzo relajante en La Cantina, donde también se ofertaban mojitos recién preparados.

Pasamos la tarde en el Jardín Botánico Nacional, solo a unos minutos del centro de la ciudad. Nosotros dos junto a otra pareja, conseguimos un recorrido en un tractor con el botánico del jardín quien nos explicaba directamente, y detenía el tractor cada vez que teníamos preguntas. (Este fue otro de los recorridos que recibimos espontáneamente durante nuestro viaje, probablemente porque teníamos a Juan Miguel, nuestro guía de turismo cubano con nosotros.) El Jardín Botánico tenía una gran colección de plantas tropicales, casas de sombra, y una de las mejores colecciones de especies de palma que hayamos visto. Nos recordó Fairchild Tropical Garden en Miami, pero este es mucho más extenso y no tan cuidado.

Otro lugar relacionado con plantas es el parque público botánico la « Quinta de de los Molinos », justo en el corazón del vecindario de Centro Habana. Junto a una agradable variedad de árboles, todos científicamente etiquetados, tienen un mariposario, una colección de bonsáis, alimentadores de aves, y algunas aves enjauladas.

Al otro lado de la calle de este tranquilo santuario verde, estaba el centro comercial más de moda en La Habana, totalmente lleno cuando lo visitamos.


Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée.